¿Quén está en línea?

Hay 67 invitados y ningún miembro en línea

Blogs Tutorías

Equipo Directivo

Experiencias de CTM

Salón del Estudiante de Sevilla

Viaje Fin de curso a Portugal

Viaje cultural a Almagro

Olimpiadas Geología

Día de la Paz

Cuacos de Yuste

Graduación 2016

Reforestación

Monfragüe 2015_16

Taller Cuentacuentos

Llerena 2015_16

Tentudía 2016

Día del Centro

Cocinando

Contenedor de Arte

Santos de Maimona

El mejor modo de predecir el futuro es inventándolo. Alan Key

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 


 
D. Juan Calero, es el nombre del maestro que identifica a nuestro Centro. Él, fue un extremeño nacido en Torremocha (Cáceres) un 16 de junio de 1899. Hijo de un jornalero y jornalero él mismo, estudió para maestro por libre porque según decía, "era lo que menos costaba". Trabajó como jornalero para pagarse sus estudios, iba a examinarse a Cáceres en mula y vestido con ropa de jornalero, pero demostró que la apariencia no puede nada frente a un trabajo bien hecho a base de tesón y esfuerzo.
Ingresó en el Cuerpo del Magisterio en 1927. Vivió la guerra y fue rehabilitado como maestro en 1938, siendo su primer destino una aldea de Lugo y durante más de 30 años, impartió sus clases en el colegio y en su propia casa de Monesterio. Dotado con una prodigiosa memoria, que convirtió en el principal instrumento de aprendizaje, la aplicaba a la Geografía, las Matemáticas o la Literatura. Junto a ella, la disciplina y el respeto, eran las bases de su forma de trabajar.
 
 
 
 


 
La suya, fue la época de la corrección en el vestir y en el trato, ningún alumno osaba tutear a un profesor, pero eso no impedía que el maestro fuese una persona cercana a ellos, que se preocupaba porque consiguieran sus objetivos aun cuando sus condiciones económicas no les permitieran grandes gastos. Gracias a ello, son muy numerosos los antiguos alumnos que cursaron estudios superiores y ahora ocupan puestos de responsabilidad o se han convertido en cualificados trabajadores.
 

 
Su afición por la Historia, hacía que ésta fuese su lectura preferida, aunque en general, leer constituía para él un placer, al igual que todo aquello que le permitiera incrementar sus conocimientos.
Si su gusto por el Derecho, la otra profesión que hubiese deseado desempeñar, fue heredado por su hijo, el magisterio lo fue por sus hijas. Quienes le conocieron, saben que por encima de todo, valoraba el trabajo, el tesón y el afán de superación.
Su figura fue reconocida otorgándole su nombre al antiguo Colegio Homologado Municipal situado en la calle Templarios, pasando posteriormente al actual Instituto de Enseñanza Secundaria de Monesterio creado en 1989.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Idiomas

Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Traditional) English French Galician German Greek Hebrew Hindi Icelandic Irish Italian Japanese Portuguese Serbian

Fondo Social Europeo

Acceso

El Chiste del día

El Tiempo

Tiempo en Monesterio

Viaje a París

Visita Mérida

Visita a Sevilla

Visita a Córdoba

Visita Madrid y Cáceres

Halloween 2016

Rutas CAL

Jornada de Acogida

Cocedero de chochos

Picos de Europa

Visita a Sevilla

Visita a Cáceres

Visita a Granadadilla 2014

Visita a Granada 2015

La Jayona y Llerena

Tal día como hoy ...